ANÁLISIS DE ‘NEGOCIO EN MARCHA’ EN TIEMPOS DE COVID-19


 

 

Una decisión fundamental que la gerencia debe tomar al preparar estados financieros aplicando las Normas NIIF® es si se deben preparar bajo la hipótesis de negocio en marcha. En el actual entorno económico complejo que surge por causa de la pandemia del COVID-19, muchas entidades han experimentado una caída significativa en sus ingresos, rentabilidad y, por lo tanto, liquidez, lo que puede generar dudas sobre su capacidad para continuar operando como negocio en marcha. Para estas entidades, decidir si se requiere que los estados financieros se preparen bajo la hipótesis de negocio en marcha puede, por lo tanto, implicar un mayor grado de juicio de lo habitual.

En este contexto, la Fundación IFRS® ha publicado recientemente material educativo para ayudar a las entidades a aplicar los requerimientos de negocio en marcha. Dicho material educativo se ha publicado para respaldar la aplicación consistente de las Normas NIIF®, y se basa en los requerimientos existentes.

Las entidades que preparan estados financieros utilizando las Normas NIIF deben evaluar su capacidad para continuar como negocio en marcha. En el actual entorno económico complejo que surge de la pandemia del COVID-19, decidir si los estados financieros deben prepararse bajo la hipótesis de negocio en marcha puede implicar un mayor grado de juicio de lo habitual. Para apoyar a las entidades, el material educativo reúne los requisitos de las Normas NIIF relevantes para la evaluación de negocio en marcha.

La mayoría de las partes interesadas están familiarizadas con el análisis específico de negocio en macha y los requerimientos relacionados en la NIC 1 – Presentación de Estados Financieros para revelar las incertidumbres importantes relacionadas con la capacidad de una entidad para continuar como negocio en marcha. Sin embargo, las preguntas planteadas sobre el ‘negocio en marcha’ en los últimos meses han resaltado la relevancia de otros requerimientos de información a revelar “generales” presentes en la NIC 1 que interactúan con los requerimientos específicos de negocio en marcha. Considerar esta interacción es un paso importante en la identificación de revelaciones significativas requeridas por las Normas NIIF; es probable que esas revelaciones sean relevantes para los usuarios de los estados financieros. Un aspecto de esta interacción se destacó en una Decisión de Agenda de 2014 publicada por el Comité de Interpretaciones de las NIIF. Este documento no solo resume el contenido de esa Decisión de Agenda, sino que también destaca otras posibles interacciones que podrían ser relevantes.

Evaluación de negocio en marcha

Al preparar estados financieros, ya sean anuales o intermedios, la NIC 1 requiere que la gerencia evalúe la capacidad de la entidad para continuar como negocio en marcha. La Norma define negocio en marcha explicando que los estados financieros se preparan bajo la hipótesis de negocio en marcha a menos que la gerencia pretenda liquidar la entidad o cesar en su actividad, o bien no tenga otra alternativa más realista que proceder de una de estas formas.

El párrafo 26 de la NIC 1 establece que los factores que la gerencia puede necesitar considerar al evaluar si la hipótesis de negocio en marcha es apropiada son aquellos factores que se relacionan con la rentabilidad actual y esperada de la entidad, el calendario de pagos de la deuda y las fuentes potenciales de sustitución de la financiación existente. En el actual entorno económico complejo, una entidad puede verse afectada por una gama más amplia de factores que en el pasado. La NIC 1 requiere que la gerencia tenga en cuenta toda la información disponible sobre el futuro.

Por lo tanto, la gerencia puede necesitar considerar esta gama más amplia de factores antes de poder concluir si es apropiado preparar estados financieros bajo la hipótesis de negocio en marcha. Por ejemplo, entre los factores que la gerencia puede necesitar considerar se encuentran los efectos de cualquier cierre temporal o reducción de las actividades de la entidad, las posibles restricciones a las actividades que pudieran imponer los Gobiernos en el futuro, la disponibilidad continua de cualquier apoyo gubernamental y los efectos de cambios estructurales a más largo plazo en el mercado (como cambios en el comportamiento de los clientes).

Al evaluar si se deben preparar estados financieros sobre la base de un negocio en marcha, la NIC 1 requiere que la administración observe al menos 12 meses desde el final del período de presentación de informes, pero enfatiza que la perspectiva no se limita a 12 meses. Algunas reglamentaciones nacionales exigen que se considere el negocio en marcha durante 12 meses a partir de la fecha en que se autoriza la publicación de los estados financieros. Considerar períodos de tiempo mayores a 12 meses no es inconsistente con los requerimientos de la NIC 1, que establece un período mínimo, no un máximo.

 

Una evaluación dinámica

El material educativo resalta que las circunstancias que afectan la evaluación de la gerencia sobre la capacidad de la entidad para continuar como un negocio en marcha pueden cambiar rápidamente en el entorno actual.

El párrafo 14 de la NIC 10 – Hechos Ocurridos después del Periodo sobre el que se Informa explica que la evaluación de la gerencia del uso de una base de preparación de negocio en marcha necesita reflejar el efecto de los eventos que ocurren después del final del período sobre el que se informa hasta la fecha en que los estados financieros están autorizados para su publicación. Esto podría requerir que la gerencia actualice las evaluaciones de la base de preparación de negocio en marcha y las decisiones sobre qué revelaciones son necesarias. Si, antes de que se autorice la publicación de los estados financieros, las circunstancias se deterioran de modo que la gerencia ya no tenga otra alternativa más realista que cesar en su actividad, los estados financieros no deben prepararse bajo la hipótesis de negocio en marcha.

 

La revelación en notas es clave

La preparación o no de estados financieros bajo la hipótesis de negocio en marcha es una decisión binaria, pero las circunstancias en las que las entidades preparan estados financieros bajo la hipótesis de negocio en marcha variarán ampliamente.

Las circunstancias pueden variar desde cuando una entidad es rentable y no tiene problemas de liquidez, hasta cuando apenas puede para preparar los estados financieros bajo la hipótesis de negocio en marcha – después de considerar cualquier acción atenuante planificada por la gerencia.

La decisión de la gerencia se basará en supuestos y juicios que, en el entorno actual, pueden implicar más incertidumbre que en el pasado. Por lo tanto, es importante que una entidad considere no solo los requerimientos de información a revelar específicos relacionados con la hipótesis de negocio en marcha del párrafo 25 de la NIC 1, sino también los requerimientos de información a revelar generales de la NIC 1. Estos requerimientos incluyen los del párrafo 122 relacionados con los juicios que tienen el impacto más significativo sobre los importes reconocidos en los estados financieros. En el actual entorno económico complejo, es más probable que los usuarios de los estados financieros se centren en las revelaciones relacionadas con la hipótesis de negocio en marcha.

Las preguntas que los usuarios podrían hacerse podrían incluir: cómo los supuestos que la gerencia ha utilizado para llegar a su conclusión sobre la hipótesis de negocio en marcha se relacionan con los supuestos que sustentan otros aspectos de los estados financieros.

 

Aplicación de los requerimientos de la NIC 1

Como se puede observar en el diagrama anterior, en un extremo del rango de negocio en marcha, en el Escenario 1, se encuentra una entidad que tiene operaciones rentables y no tiene problemas de liquidez y para la cual no existen dudas significativas sobre su capacidad para continuar como negocio en marcha. Para dicha entidad, aparte de la necesidad de describir la base de preparación, no existen requerimientos de información a revelar específicos relacionados con el negocio en marcha. También es menos probable que se hayan involucrado juicios significativos para llegar a la conclusión de preparar los estados financieros bajo la hipótesis de negocio en marcha.

En el otro extremo del rango de negocio en marcha, en el Escenario 3, existe una entidad que está cerca de dejar de ser un negocio en marcha. Suponga que la entidad tiene pérdidas, la demanda de sus bienes o servicios ha disminuido rápidamente y sus facilidades de financiamiento vencerán en los próximos 12 meses. En este escenario, la gerencia ha concluido -después de considerar toda la información relevante, incluida la viabilidad y eficacia de las acciones que planea tomar- que es apropiado preparar los estados financieros bajo la hipótesis de negocio en marcha. No obstante, la gerencia concluye que existen incertidumbres importantes relacionadas con eventos o condiciones que pueden arrojar dudas significativas sobre la capacidad de la entidad para continuar como negocio en marcha; por ejemplo, podría haber una incertidumbre considerable sobre la capacidad de la gerencia para ejecutar su estrategia de reestructuración para abordar la demanda reducida y renovar o reemplazar la financiación. En tal escenario, el párrafo 25 de la NIC 1 requiere que una entidad revele las incertidumbres importantes relacionadas con su capacidad para continuar como negocio en marcha. Al hacerlo, la entidad identifica que esas incertidumbres pueden generar dudas significativas sobre su capacidad para continuar como negocio en marcha.

En el Escenario 3, es probable que la conclusión de preparar los estados financieros bajo la hipótesis de negocio en marcha haya involucrado un juicio significativo. Si este es el caso, además de revelar las incertidumbres significativas como lo requiere el párrafo 25, la entidad también debe aplicar los requerimientos de información a revelar del párrafo 122 relacionados con el juicio de que la hipótesis de negocio en marcha sigue siendo apropiada. Al aplicar estos requerimientos, la entidad considera qué información es material sobre (a) los eventos o condiciones que arrojan dudas significativas sobre la capacidad de la entidad para continuar como negocio en marcha y (b) la viabilidad y eficacia de las acciones o planes de la gerencia en respuesta a esos eventos o condiciones.

Ahora considere el Escenario 2. Suponga que los hechos son similares al Escenario 3, excepto que después de considerar la viabilidad y eficacia de las acciones que planea la gerencia, se concluye que se espera que se mitiguen las incertidumbres importantes; por ejemplo, la gerencia podría haber comenzado a ejecutar un cambio de rumbo estratégico que muestra suficiente evidencia de éxito, incluida la identificación de fuentes alternativas viables de financiamiento. El Comité de Interpretaciones consideró un escenario similar en 2014. En su Decisión de Agenda, el Comité destaca que si, después de considerar las acciones atenuantes planificadas por la gerencia, se llegase a la conclusión de que no existen incertidumbres materiales, aquello habría implicado un juicio significativo y, por lo tanto, los requerimientos de revelación del párrafo 122 se aplicarían a los juicios realizados al concluir que no quedan incertidumbres importantes.

Otro ejemplo de requerimientos de información a revelar generales en la NIC 1 que también podrían ser relevantes, especialmente en casos de situaciones cercanas a dejar de ser un negocio en marcha, son los requerimientos relacionados con las causas de incertidumbre en las estimaciones, en los párrafos 125 a 133. Estos párrafos requieren que una entidad revele información sobre los supuestos que hace sobre el futuro, y otras causas importantes de incertidumbre en las estimaciones al final del período sobre el que se informa, que tienen un riesgo significativo de resultar en un ajuste material a los importes en libros de los activos y pasivos dentro del próximo ejercicio económico.

 

¿Qué debe hacer una entidad si no es un negocio en marcha?

Del diagrama mostrado previamente, considere el Escenario 4: una entidad que ya no es un negocio en marcha.

La NIC 1 explica que la base de preparación de negocio en marcha ya no es apropiada cuando la gerencia tiene la intención de liquidar la entidad o cesar en su actividad, o bien no exista otra alternativa más realista que proceder de una de estas formas.

En tales casos, si la entidad prepara estados financieros aplicando las Normas NIIF, no los prepara bajo la hipótesis de negocio en marcha.

La NIC 1 no especifica una base alternativa para preparar los estados financieros si la entidad ya no es un negocio en marcha. El párrafo 25 de la NIC 1 requiere que la entidad revele el hecho de que los estados financieros no han sido preparados bajo la hipótesis de negocio en marcha y las razones por las cuales la entidad no se considera como un negocio en marcha, así como también revelar la base sobre la cual los estados financieros han sido preparados.

 

Un asunto de actualidad

Como se describió anteriormente, los requisitos generales de las Normas NIIF ya requieren que las entidades revelen información sobre juicios significativos relacionados con la evaluación de la hipótesis de negocio en marcha.

Sin embargo, dada la mayor sensibilidad en el entorno actual en las evaluaciones de negocio en marcha y la importancia de la revelación relacionada, la hipótesis de negocio en marcha ha sido un tema de discusión entre los emisores de normas contables. Por ejemplo, el Consejo de Normas de Contabilidad de Nueva Zelanda ha modificado sus normas, que son equivalentes a las Normas NIIF, para especificar requerimientos de información a revelar adicionales relacionados con la hipótesis de negocio en marcha. Dichos nuevos requerimientos se basan en los requerimientos generales de la NIC 1 resaltados anteriormente: requieren explícitamente la revelación de información que se esperaría que se proporcione como resultado de considerar esos requerimientos generales en el contexto de una evaluación de negocio en marcha.

La hipótesis de negocio en marcha también es un tema que está siendo considerado por el Consejo de Normas Internacionales de Auditoría y Aseguramiento (IAASB, por sus siglas en inglés). En septiembre de 2020, el IAASB publicó un Documento de Discusión sobre el Fraude y el Negocio en Marcha en una Auditoría de Estados Financieros: Exploración de las Diferencias entre las Percepciones Públicas sobre el Papel del Auditor y las Responsabilidades del Auditor en una Auditoría de Estados Financieros. El Documento de Discusión destaca los requerimientos de auditoría y los requerimientos de la NIC 1 cuando existen incertidumbres significativas relacionadas con el negocio en marcha, y explica que el IAASB está interesado en las perspectivas sobre si el concepto de, y los requerimientos relacionados con una incertidumbre importante en las normas de auditoría están suficientemente alineados con los requerimientos de las Normas NIIF.

Por último, el material educativo señala que el tema de negocio en marcha ha sido identificado como un posible punto de la agenda que se tratará en la próxima Consulta de Agenda del IASB. Mientras tanto, es importante recordar lo que requieren las Normas NIIF actualmente aplicables en relación con las evaluaciones de negocio en marcha: información a revelar no sólo sobre incertidumbres importantes sino también sobre juicios significativos.

 

Agradeciendo su gentil atención.

Con sentimientos de estima y consideración especiales.

Atentamente,

Luis A. Chávez – Consultoría y Capacitación

Fuente: https://cdn.ifrs.org/-/media/feature/news/2021/going-concern-jan2021.pdf?la=en

 

¡Capacítese a su propio ritmo y horario!

 ESCUELA VIRTUAL DE NIIF® Y SU CORRECTO TRATAMIENTO TRIBUTARIO

12 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *